un perro corriendo por un rio con un tronco en la boca, foto de la entrada Filariasis canina

Filariosis canina: síntomas, tratamiento y todo lo que necesitas saber

En el vasto reino de las enfermedades que pueden afectar a nuestros queridos compañeros peludos, hay una, en particular, que permanece en las sombras, a menudo sin ser detectada hasta que es demasiado tarde. La filariosis canina, una enfermedad amenazante causada por gusanos parásitos, silenciosamente causa estragos en la salud y el bienestar de los perros en todo el mundo.

¡Pero no temas! En esta completa publicación de blog, desenmascararemos los secretos que rodean la filariosis canina, arrojaremos luz sobre sus síntomas, opciones de tratamiento y todo lo que necesita saber para proteger a su compañero canino. Exploraremos las opciones de tratamiento disponibles y profundizaremos en las medidas preventivas que puede tomar para proteger a su amigo peludo de esta enfermedad potencialmente devastadora.

Comprender la filariosis canina: lo que necesita saber

La filariosis canina, también conocida como dirofilariosis, es una afección grave y potencialmente mortal causada por gusanos parásitos que residen en el corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos de los perros. Este invasor silencioso se transmite a través de las picaduras de mosquitos, lo que lo convierte en un problema generalizado en muchas partes del mundo. En esta sección, profundizaremos en las complejidades de la filariosis canina y le brindaremos una comprensión integral de esta enfermedad.

Uno de los aspectos clave a entender sobre la filariosis canina es su modo de transmisión. Los mosquitos desempeñan un papel crucial en la transmisión de esta enfermedad de un perro a otro. Cuando un mosquito pica a un perro infectado, ingiere larvas microscópicas llamadas microfilarias junto con la sangre. Luego, estas larvas se desarrollan y maduran dentro del mosquito durante aproximadamente dos semanas antes de volverse infectivas. Cuando el mosquito infectado pica a otro perro, transmite estas larvas infecciosas al torrente sanguíneo, donde finalmente migran al corazón y a los vasos sanguíneos.

Invasores silenciosos: los gusanos parásitos detrás de la filariasis

Los gusanos parásitos responsables de causar la filariosis canina pertenecen a la familia Filarioidea. Las especies más comunes que afectan a los perros son Dirofilaria immitis y Dirofilaria repens. Estos gusanos pueden crecer hasta varios centímetros de largo y tener una vida útil de varios años dentro del cuerpo de su huésped.

Una vez dentro del cuerpo de un perro, estos gusanos se reproducen y liberan microfilarias en su torrente sanguíneo. Estas microfilarias se pueden detectar mediante pruebas especializadas realizadas por veterinarios. Es importante tener en cuenta que, si bien los gusanos adultos residen principalmente en el corazón y los vasos sanguíneos, las microfilarias también se pueden encontrar en otros tejidos, como la piel y los ojos.

Transmisión: cómo los mosquitos transmiten la filariosis canina

La filariosis canina se transmite a través de la picadura de un mosquito infectado. Los mosquitos adquieren el parásito al picar a un perro infectado y luego transmiten el parásito a otros perros al picarlos.

Los mosquitos actúan como huéspedes intermediarios de la filariosis canina. Cuando un mosquito infectado pica a un perro, inyecta las larvas infecciosas en su torrente sanguíneo. Luego, estas larvas migran al corazón y a los vasos sanguíneos, donde maduran hasta convertirse en gusanos adultos durante varios meses.

Cabe mencionar que no todos los mosquitos son capaces de transmitir la filariosis canina. Se sabe que ciertas especies, como los mosquitos Aedes, Anopheles y Culex, son vectores competentes de esta enfermedad. La prevalencia de estas especies de mosquitos varía según la ubicación geográfica y las condiciones climáticas.

Reconocer los signos: síntomas a tener en cuenta

Identificar los síntomas de la filariosis canina es crucial para una detección temprana y un tratamiento oportuno. Si bien es posible que algunos perros no muestren ningún signo en las primeras etapas de la infección, otros pueden presentar una variedad de síntomas que pueden variar en gravedad.

Los síntomas comunes incluyen:

  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Adelgazamiento
  • Letargo
  • Pérdida de apetito


Un síntoma común es una tos persistente que empeora con el tiempo. Esta tos suele ir acompañada de letargo, reducción del apetito y pérdida de peso. A medida que avanza la enfermedad, los perros pueden experimentar dificultad para respirar debido al daño causado por los gusanos en el corazón y los pulmones.

En algunos casos, los perros pueden desarrollar una afección conocida como síndrome de cava cuando su corazón queda gravemente bloqueado por gusanos adultos. Esta es una emergencia potencialmente mortal que requiere intervención médica inmediata.

Las consecuencias: qué pasa si no se trata la filariosis canina

Si no se trata, la filariosis canina puede tener graves consecuencias para la salud y el bienestar de su perro. La presencia de gusanos adultos en el corazón y los vasos sanguíneos puede provocar daños importantes con el tiempo.

Los gusanos causan inflamación y engrosamiento de los vasos sanguíneos, lo que puede afectar el flujo sanguíneo y ejercer presión sobre el corazón. Esto puede provocar insuficiencia cardíaca y provocar síntomas como intolerancia al ejercicio, desmayos y acumulación de líquido en el abdomen.

En casos graves, la filariosis canina puede ser mortal. El daño causado por los gusanos puede ser irreversible, por lo que la detección y el tratamiento tempranos son esenciales para obtener un resultado positivo.

Quizá te interese: Embarazo psicologico en perros

Arrojando luz: diagnóstico y detección precoz

El diagnóstico de filariosis canina implica una combinación de examen clínico, análisis de sangre y técnicas de imagen. Los veterinarios pueden realizar un examen físico para evaluar la salud general de su perro y escuchar cualquier ruido cardíaco o pulmonar anormal.

Los análisis de sangre se utilizan para detectar la presencia de microfilarias o antígenos producidos por gusanos adultos. Estas pruebas son muy precisas y pueden confirmar si su perro está infectado con filariosis canina.

En algunos casos, se pueden utilizar técnicas de imágenes adicionales, como rayos X o ultrasonido, para evaluar el alcance del daño causado por los gusanos y evaluar la función cardíaca general de su perro.

Contraatacando: Opciones de tratamiento para la filariosis canina

El tratamiento de la filariosis canina suele implicar un enfoque de varios pasos destinado a eliminar tanto los gusanos adultos como las microfilarias del cuerpo de su perro. Es importante tener en cuenta que el tratamiento sólo debe administrarse bajo la supervisión de un veterinario.

El primer paso suele implicar la administración de medicamentos conocidos como microfilaricidas para eliminar las microfilarias circulantes en el torrente sanguíneo de su perro. Esto ayuda a prevenir una mayor transmisión de la enfermedad a través de las picaduras de mosquitos.

Una vez que se han eliminado las microfilarias, es necesario atacar los gusanos adultos. Esto generalmente se logra mediante una serie de inyecciones de un medicamento llamado adulticida. Estas inyecciones se administran durante un período de varias semanas y requieren un estrecho seguimiento por parte de su veterinario.

Después de completar el tratamiento, será necesario realizar pruebas periódicas a su perro para garantizar que todos los gusanos se hayan eliminado con éxito. También se deben implementar medidas preventivas para proteger a su perro de futuras infecciones.

La prevención es clave: cómo proteger a su perro de la filariosis canina

Prevenir la filariosis canina es mucho más fácil y seguro que tratar una infección existente. Existen varias medidas preventivas que puedes tomar para reducir el riesgo de que tu perro contraiga esta enfermedad.

La medida preventiva más eficaz es la administración regular de preventivos contra el gusano del corazón. Estos medicamentos están disponibles en varias formas, incluidas tabletas masticables, soluciones tópicas e inyectables. Actúan eliminando cualquier microfilaria que pueda haber ingresado al torrente sanguíneo de su perro, evitando que se conviertan en gusanos adultos.

Además de los preventivos contra el gusano del corazón, es importante minimizar la exposición de su perro a los mosquitos. Esto se puede lograr manteniéndolos adentro durante las horas pico de actividad de los mosquitos, usando repelentes de mosquitos formulados específicamente para perros y eliminando las fuentes de agua estancada donde se reproducen los mosquitos.

Vivir con filariosis canina: controlar la enfermedad y mejorar la calidad de vida

Si a tu perro le han diagnosticado filariosis canina, es fundamental tomar medidas para controlar la enfermedad y mejorar su calidad de vida. Los controles veterinarios periódicos son cruciales para controlar su estado y garantizar que el tratamiento ha sido exitoso.

Su veterinario puede recomendar medicamentos adicionales o cambios en la dieta para apoyar la salud cardíaca y el bienestar general de su perro. Es importante seguir atentamente sus consejos y brindarle un ambiente cómodo a su amigo peludo.

Si bien vivir con filariosis canina puede presentar desafíos, muchos perros llevan una vida feliz con el manejo y cuidado adecuados. Con medidas preventivas periódicas y una detección temprana, puede reducir significativamente el riesgo de complicaciones y garantizar una mejor calidad de vida para su compañero canino.

Quizá te interese: Distemper en perros

Conclusión: Empodérate de conocimientos para combatir la filariosis canina

La filariosis canina es una enfermedad grave que requiere atención y medidas proactivas para proteger a nuestros amigos peludos. Al comprender la transmisión, los síntomas, las consecuencias, el diagnóstico, las opciones de tratamiento y las medidas preventivas asociadas con esta enfermedad, podrá tomar medidas.

Recuerde consultar con su veterinario para obtener orientación adaptada a las necesidades específicas de su perro. Juntos podemos desenmascarar los secretos de la filariosis canina y garantizar la salud y el bienestar de nuestros queridos compañeros caninos.

Preguntas frecuentes

¿La filariosis canina es contagiosa para los humanos?

No, la filariosis canina no es contagiosa para los humanos. Sin embargo, los humanos pueden ser picados por mosquitos infectados y desarrollar una infección similar llamada dirofilariosis humana.

¿Cuánto cuesta tratar la filariosis canina?

El coste del tratamiento de la filariosis canina puede variar según la gravedad de la infección. En general, el tratamiento puede costar entre 500 y 1.000 euros.

¿Hay alguna vacuna contra la filariosis canina?

Sí, hay una vacuna contra la filariosis canina. La vacuna se administra en tres dosis y proporciona protección durante un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Mascotas con amor